EVAnaRkISTO evanarkisto@identi.ca

Acracia de Iguales

Libertad y Bien Común. Por eso promuevo el Software Libre y, aunque me falta mucha teoría y toda la práctica, simpatizo con el anarquismo. Lo mismo con el feminismo, sólo que en este caso estoy en el lado de los privilegiados y explotadores, por lo que me es más difícil darme cuenta y renunciar a mis privilegios, y tengo mucho machismo que expulsar de mí. *** Esta es mi cuenta principal (evanarkisto@identica), aunque tengo cuentas en MiPump.es (EVAnaRkISTO@mipump.es) y en Datamost.com (EVAnaRkISTO@datamost.com)

  • Coronavirus: Lo urbano y lo rural

    2020-03-31T20:22:17Z via Dianara To: Public CC: Followers

    Asalto a la autosuficiencia rural 


    Huerta

    Ir a la huerta para el autoconsumo resulta cada vez más peligroso en un momento crucial para la plantación. Rosa Alh

    RiveraValdez likes this.

  • Aunque el milico se vista de seda...

    2020-03-31T19:49:07Z via Dianara To: Public CC: Followers

    RiveraValdez likes this.

    RiveraValdez shared this.

  • ¡Libertad para los presos políticos en Chile!

    2020-03-31T19:43:33Z via Dianara To: Public CC: Followers

    RiveraValdez likes this.

  • La organización de los "indispensables"

    2020-03-31T19:04:38Z via Dianara To: Public CC: Followers

    Esenciales e Indispensables 


    "Son días llenos de prodigios. A lo que voy. Resulta que según un Real Decreto, somos indispensables. Esenciales. Insustituibles. Empezando por las limpiadoras, basureros, peones, jornaleros, repartidores…, y acabando por los controladores, conductores, estibadores, pilotos y maquinistas, se ha demostrado que todo descansa sobre los hombros de una centésima parte de la población, y un décimo de la producción. Podríamos tranquilamente hacernos dueños del cotarro, y echar sin grandes esfuerzos a esta turba de parásitos que nos domina, a las alcantarillas de la historia. Sus esbirros, militares, policías y escuadrones de la muerte, morirían de hambre. Los millonarios acabarían deambulando como zombis por sus urbanizaciones de lujo. Podríamos los y las indispensables vivir muchísimo mejor, repartiendo la riqueza, y trabajando muchísimo menos. Pero cá. Se sigue metiendo la pata como si dos siglos de parlamentarismo no hubiesen sucedido.


    Véase por ejemplo las propuestas de la izquierda más radical, la de verdad, la que nunca podrá gobernar y que precisamente por eso, hace propuestas más utópicas que el propio comunismo libertario. Piden que un Gobierno sea ¡JA! valiente, y nacionalice la sanidad privada y ponga a trabajar a las empresas del textil y de la industria para fabricar equipos de protección, mascarillas…


    ¿Es que estos rojillos progubernamentales, esa peste de izquierda incapaz de ganar las elecciones, esa caterva de trepas que juran que ellos harían esto o lo otro pero que nunca llegan a hacerlo, esos malinchistas no se enteraron de que hay un entramado legislativo, que sólo de leerlo te sangran los ojos, y que está destinado a defender la propiedad privada y los dineros de los ricos? El gobierno del PSOE y Podemos, no es que no quiera tomar medidas audaces, es que no puede. Ningún gobierno puede saltarse las leyes que se compromete a defender, ni puede legislar más allá de un poquito de dinero del presupuesto. Por eso andan ahora empeñados en que Europa emita deuda, para que luego la tengamos que pagar ¿quiénes? Por supuesto, los trabajadores de los servicios esenciales. ¿No veis que todo descansa sobre el trabajo? Y mientras tanto, las paniaguadas iniciativas legislativas populares tumbadas en el Parlamento, el rollo de ONGs llenas de trabajadores precarios y profesionales de la miseria, los sindicatos convencidos de que hay que salvar a las empresas, los parlamentarios que donan parte del sueldo al Partido Verdadero, los voluntarios cristianos que aspiran a llegar al paraíso tras la muerte, la marabunta de trepas que se arrancan la camisa para ganar un sueldazo público, seguirán mangoneando los temas sociales para mayor gloria del sistema capitalista, cuya mayor producción es dinero que se acumula en arcas privadas.


    El único camino para llegar a una sociedad más justa, equilibrada, equitativa y solidaria, es el de la organización de los indispensables, y la desobediencia por parte de ellos a todo poder y a toda autoridad. Vedlo claro: somos el puntal del mundo, bastaría con dar un paso al lado, para que todo se viniera abajo, dando paso a la expropiación universal, al cierre definitivo del sistema basado en la avaricia, y al fin de un montón de gilipollas buenos para nada. Son ellos, los ricos, los que están aterrorizados, porque ha quedado patente en esta crisis, que son perfectamente prescindibles."



    Ante la pandemia represiva: un borrador de tareas, modestas y asequibles, para anarquist@s, libertari@s y afines


    "Permitan un gesto de ingenuidad extrema que asume la forma de una reflexión en voz alta. Pongo aquí por escrito las que entiendo que son, en un momento crítico, las tareas mayores de las gentes que siguen creyendo en la autogestión, en la acción directa y en el apoyo mutuo. Me trae sin cuidado si esas gentes son anarquistas o no lo son. Lo he dicho mil veces: lo que importan son las conductas, y no los emperifollamientos ideológicos. Desde una conciencia clara –la de que no podemos seguir así, desunidas y, a menudo, enfrentadas-, parto de la firme convicción de que somos más, muchas más, de lo que parece y de que tenemos que movernos con urgencia. A duras penas puede ser casual que un buen número de las iniciativas de solidaridad que han cobrado cuerpo en las últimas semanas hayan decidido autodescribirse como grupos de apoyo mutuo, como si un flujo subterráneo de la historia reapareciese ahora y empezase a correr, suelto, por ahí. Si este texto les sirve de algo, mejor; si no, deséchenlo. O, por qué no, reescríbanlo a su gusto. Y pongan manos a la tarea, a las tareas. Que desde mi punto de vista son las que siguen.


    1. Ejercer la solidaridad desnuda desarrollada desde abajo, y no la forzada y, en último término, interesada. Agradecer sin dobleces la conducta de quienes despliegan, con coraje, la primera.


    2. Repensar el papel de viejitos y viejitas en nuestros movimientos e iniciativas, otorgarles el relieve que merecen –que han merecido siempre- y aprovechar su sabiduría, su entrega y su tiempo.


    3. Pelear por la definitiva liberación de las mujeres y, al respecto, denunciar las limitaciones del feminismo de Estado y de las reivindicaciones que poco más reclaman que una igualitaria integración de aquéllas en la sociedad creada por los hombres. La sociedad patriarcal parece llamada a pervivir aun en presencia de la deseable, y hoy por hoy lejana, igualdad formal entre mujeres y hombres.


    4. Ante agresiones y recortes que se van a convertir en el pan nuestro de cada día, recuperar las prácticas del sindicalismo de combate y, entre ellas, en lugar principal, la acción directa. Extender la autogestión y, frente al capital, el mercado y sus miserias, abrir espacios autónomos desmercantilizados y despatriarcalizados. Tener presente, en suma, la dimensión de clase de la crisis. La situación no es la misma para las elites políticas y económicas, para las clases medias y para las clases populares, a menudo condenadas a trabajar en condiciones infames. Es mentira que a todas nos toque por igual. Y sería un error aceptar que, para resolver problemas muy graves, se impone acatar retrocesos sin cuento.


    5. Defender lo público, pero agregar detrás de ese sustantivo los adjetivos autogestionado y socializado, no vaya a ser que, como tantas veces, lo público oculte el relieve de lamentables intereses privados y se emplee contra las gentes que son sus teóricas beneficiarias.


    6. Denunciar el espectáculo de la política al uso, de la lógica de la representación, de los juegos de los partidos y de los intereses subterráneos a los que obedecen. Al tiempo, contestar frontalmente la jerarquía y la militarización, denunciar la represión –la de antaño y la de hoy- y repudiar el sinfín de formas de servidumbre voluntaria que se revelan entre nosotras en estas horas. Tomar conciencia, en suma, de que estamos ante lo que parece un ensayo general de contrainsurgencia –sin insurgencia previa, claro- que bien puede ser empleado, desde los estamentos de poder, para perfilar medidas futuras en la línea del ecofascismo.


    7. Subrayar que la pandemia contemporánea ha tenido el efecto, llamativo, de reducir la contaminación planetaria, de rebajar sensiblemente el concurso de los combustibles fósiles y de imponer un freno salvaje a la turistificación. Evitar que lo que se nos ha dado de forma sobrevenida e imprevista se diluya en la nada. Propiciar, por añadidura, una contestación franca del crecimiento económico y sus tributos, y, para ello, apostar por el decrecimiento, la rerruralización, la destecnologización, la despatriarcalización, la descolonización y la descomplejización de nuestras sociedades. No tanto para esquivar el colapso que viene como para aprender a adaptarnos al escenario correspondiente.


    8. Recordar una y otra vez, y actuar en consecuencia, que el escenario de muchos de los países del Sur es infinitamente más calamitoso que el nuestro, y subrayar cómo en esos países muere todos los años, por enfermedades curables, mucha más gente que la que lo hace de resultas del coronavirus. Extraer, en paralelo, las consecuencias que se derivan del carácter internacional de la pandemia, y contestar, también de manera internacional, el escenario que los poderes de siempre nos proponen.


    9. Recelar de la idea de que el capital todo lo puede y todo lo controla. Ese capital sigue siendo, en muchos lugares y momentos, aberrantemente cortoplacista, poco más le preocupa que la obtención del beneficio más rápido y descarnado, y –ecofascismo aparte- carece en los hechos de un proyecto de futuro. Tomar nota, sin embargo, de lo que significa el ecofascismo recién mencionado, una perspectiva que se revela de manera incipiente y que entiende que en el planeta sobra gente, de tal manera que se trataría, en la versión más suave, de marginar a quienes sobran –esto ya lo hacen- y, en la más dura, de exterminarlos directamente.


    10. Procurar el acercamiento entre las gentes que creen en la autogestión, en la democracia directa y en el apoyo mutuo. Aparcar al respecto sectarismos y debates estériles. Pensar antes en la gente común –más lúcida, a menudo, de lo que tendemos a creer- que en nuestros círculos de iniciados, y emplear al efecto los resortes que ofrecen el apoyo mutuo y la empatía con quienes sufren.


    Fácil, ¿verdad? "


  • Capitalismo asesino

    2020-03-31T17:45:56Z via Dianara To: Public CC: Followers

    O de cómo llegamos a esta situación de falta de medios para hacer frente a la pandemia.


    La singularidad cultural como causa de la expansión del COVID-19 en España: una respuesta 


    https://2.bp.blogspot.com/-1qCIn0Rcbyk/UmTqpRj5dQI/AAAAAAAABV4/ArxVFFP5MwM/s1600/santander_botin.jpg

  • Platero y tú

    2020-03-31T10:59:12Z via Dianara To: Public CC: Followers

  • "No estamos todos en el mismo barco"

    2020-03-30T16:12:25Z via Dianara To: Public CC: Followers

    Covid-19: homicidio del capital 


    "Personas confinadas, hospitales y UCIs que no dan abasto, residencias convertidas en morgues; fábricas de cerveza o de motores de avión abiertas, obras nuevas en calles vacías, jardineros en los parques, transportes públicos llenos de trabajadores; militares que vigilan, guardias civiles que detienen y ponen multas, policías que hacen redadas a inmigrantes en las plazas…

    Estos días asistimos a una aceleración de nuestros tiempos históricos. El coronavirus no inventa nada, es una pandemia causada por la lógica del capital, y que a su vez acelera la crisis sistémica del capitalismo. Nos parece importante hacer un pequeño balance de la catástrofe que estamos viviendo.

    Lo que preocupa a todos los gobiernos es la salud de la economía nacional y no la de las personas. Por eso al inicio todos banalizaron el virus, decían que en abril todo el mundo se habría olvidado de él, insistían en seguir con la vida normal: la de la producción y circulación mercantil, la de los trabajos y los consumos, la de manifestaciones como el 8M o la de eventos futbolísticos. Todo va bien en el reino de la mercancía, nos decía Ada Colau cuando insistía en celebrar el Mobile World Congress.

    Los gobiernos solo toman medidas cuando se encuentran desbordados, desde Pedro Sánchez a Conte, de Xi Jinping a Boris Johnson e incluso Donald Trump. Lo que les mueve no es la salud de las personas sino la preocupación de que la expansión del virus quiebre la producción y circulación de las mercancías. Lo que les preocupa es que arrastre su mundo, el mundo del capital, a un colapso inmediato por la muerte de millones de personas. Por eso el gobierno de España no detiene algunos sectores de la producción hasta que se contabilizan más de 6.000 muertos oficiales (El País, nada sospechoso de anticapitalismo, reconoce que los muertos reales son muy superiores). Y, por supuesto, habrá que devolver la jornada laboral a las empresas hasta la última gota de nuestra sangre.

    Gobierne quien gobierne, todos actúan del mismo modo, con las mismas preocupaciones y objetivos: defensa de la economía nacional, presencia policial y militar en las calles para frenar las previsibles revueltas sociales, despidos colectivos, créditos a las empresas y otras medidas en las que todas las facciones políticas coinciden. Reina el estado de alarma, los móviles son geolozalizados para controlar nuestros movimientos, los policías en la calle ponen más de 180.000 multas y hay casi 1.600 detenidos en el Estado español. Todo esto bajo el gobierno democrático del PSOE y Podemos y no de los presuntos fascistas de Vox. No hay mal absoluto dentro del capitalismo: el mal absoluto es el capitalismo. Todos los partidos no son sino gestores de la catástrofe capitalista: no hay mal menor por el que votar.

    Es importante entender estas lecciones de cara al futuro. No solo ante la catástrofe humana que estamos sufriendo, mucho más mortífera en Nou Barris que en Sarria, en Vallecas que en La Moraleja, sino a la que está por venir. No estamos todos en el mismo barco. Ensalzan al personal sanitario al mismo tiempo que lo tratan como carne de cañón para que se infecte sin medios de protección. Salvan la economía nacional y el funcionamiento de las empresas a costa de un endeudamiento masivo por parte del Estado. Endeudamiento que se verá acompañado de una caída brutal del PIB en los próximos meses y que habrá que pagar en forma de subidas de impuestos, intereses de la deuda, recortes masivos de salarios y despidos. El futuro inmediato es el de una agudización de la crisis del capitalismo, el de la aceleración de una catástrofe que vendrá de la mano de revueltas y rebeliones masivas como las de 2019. Como las que se intuyen en los trabajadores que se niegan a continuar su producción de muerte en las fábricas italianas, españolas, brasileñas o norteamericanas.

    Vivimos tiempos históricos y en tiempos históricos es importante tomar determinaciones históricas. El futuro ya está escrito, y será el de una lucha a vida o muerte, un conflicto de clase, un combate de especie, entre la humanidad y el capital. Preparémonos con claridad y determinación.

    29 de marzo de 2020
    barbaria.net
    "

  • Estados de alarma

    2020-03-30T15:39:52Z via Dianara To: Public CC: Followers

    El anterior estado de alarma decretado en España fue para garantizar el derecho de los españolitos a viajar en avión en vacaciones y, de paso, se colaron privatizaciones y recortes sociales. También con un desgobierno del P$0€. Y aún hay quien los considera de izquierdas... 😒


    Alarma de Estado 


    "A alguno le parecerá prehistoria, pero ocurrió hace solo diez años. Es noviembre de 2010 y Aena ha sometido a los controladores aéreos a jornadas laborales que superan en duración lo estipulado en sus contratos. En menos de once meses, varios trabajadores aeronáuticos de Santiago de Compostela ya han cumplido sus compromisos anuales, de modo que dejan de acudir a sus puestos de trabajo. Algunos habían advertido esta anomalía meses atrás pero nadie quiso tomarlos en serio.


    El 26 de noviembre, el Gobierno cierra el espacio aéreo de Galicia y el malestar se extiende entre controladores de otros aeropuertos. La polémica se reproduce en los medios mientras miles de ciudadanos preparan las maletas para el gran puente vacacional de la Constitución y la Inmaculada. Es 3 de diciembre por la tarde. El aeropuerto de Barajas presenta un caos de vuelos cancelados y pasajeros abatidos. A la noche, el desbarajuste afecta a todos los centros de control del Estado.


    El Gobierno español, por entonces en manos del PSOE, tira de mano dura. Rubalcaba acusa a los controladores de haber organizado una «huelga salvaje» y los medios llevan la ocurrencia a sus portadas igual que un estribillo. Huelga salvaje. Huelga salvaje. Zapatero ordena al Ejército que tome el control y restablezca el tráfico aéreo a punta de pistola. La prensa crucifica a los controladores. Motín. Chantaje. En un Consejo de Ministros extraordinario, el presidente decreta el primer estado de alarma de la historia. La televisión aplaude a manos llenas. A la cruz con los felones.


    Recuerdo que el episodio suscitó un debate espeluznante en los foros de izquierda. Muchas voces progresistas, diría que la mayoría, avalaron la decisión del Gobierno. Al fin y al cabo, los controladores habían sido caricaturizados como una especie de aristocracia obrera. Pijos desclasados dispuestos a arruinar el asueto de miles de currelas malpagados. Otros, en cambio, sostuvimos que el estado de alarma sentaba un precedente nefasto. Si permitíamos que sometieran por la fuerza a los controladores, estábamos autorizando lo que terminaría ocurriendo en plena crisis económica. Que otras reclamaciones más urgentes y precarias fueran sofocadas a hostia limpia por la policía.


    Rubalcaba amenazó con aplicar el Código Penal Militar. La Fiscalía imputó un delito de sedición a más de 400 trabajadores aéreos entre los aplausos de júbilo de la bancada izquierda. El mismo delito de sedición iba a servir de pretexto nueve años después para encarcelar a los independentistas catalanes por haber convocado un referéndum. No quiero ser suspicaz, pero en plena disputa contra los controladores, Zapatero anunció un lote de recortes que afectaba al subsidio por desempleo y privatizaba un 30% de Loterías y el 49% de Aeropuertos Españoles.


    El tiempo pasó y la mayoría de tribunales terciaron a favor de los controladores. Un juez de Santiago de Compostela dictaminó que Aena había incurrido en un abuso laboral y que el cierre del espacio aéreo solo era imputable a las autoridades aeroportuarias. Los juzgados de instrucción fueron archivando las causas. El tiempo ha demostrado que la escandalera de aquellos días, celebrada por el Gobierno y la prensa, sirvió para esconder una mala gestión pública y para silenciar el debate de los recortes y los derechos laborales bajo la mordaza del autoritarismo. Doctrina del shock de manual con la grada izquierda haciendo la ola."


    https://www.ecestaticos.com/imagestatic/clipping/f34/a76/f34a7632df53cc971e0335e3800e814d/ultima-hora-del-covid-19-en-directo-rueda-de-prensa-del-comite-de-seguimiento-del-coronavirus.jpg?mtime=1585559088

  • ¡NO a las Leyes Mordaza!

    2020-03-30T10:56:25Z via Dianara To: Public CC: Followers

  • La doctrina del shock, a pleno rendimiento

    2020-03-29T19:42:17Z via Dianara To: Public CC: Followers

    Tras declarar el estado de alarma en España, que se convierte en estado de sitio de facto con las fuerzas armadas (civiles y militares) en la calle y con poderes arbitrarios concedidos por el decreto de estado de alarma y las leyes Mordaza, con militares hablando en las ruedas de prensa informativas sobre una emergencia sanitaria y comienzan su discurso con un "sin novedad en el frente", aprovechan la doctrina del shock para dar una vuelta de tuerca más a la vigilancia masiva, y el (des)gobierno de España anuncia que nos geolocalizará, una vez más con fines "benéficos", como ya hizo con el estudio del INE. "Don't be evil". 😒 🖕 🖕


    La geolocalización de móviles medirá cómo se cumple el estado de alarma


    El Gobierno usará la geolocalización de los móviles para medir el cumplimiento del estado de alarma


    Rastreo de móviles y desplazamientos: así sabrá el Gobierno si cumplimos con el estado de alarma



    El tratamiento de datos en apps sanitarias o el control tecnológico avivan el debate: qué pasará con los derechos digitales tras la crisis del coronavirus


    Por qué la retención de metadatos es vigilancia masiva y debes impedir que tu gobierno la implemente



    Ensayo general de distopía



    [«BOE» núm. 86, de 28 de marzo de 2020, páginas 27608 a 27610 (3 págs.)] Orden SND/297/2020, de 27 de marzo, por la que se encomienda a la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, el desarrollo de diversas actuaciones para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 


    ...


    "Segundo. DataCOVID-19: estudio de la movilidad aplicada a la crisis sanitaria.


    Encomendar a la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, siguiendo el modelo emprendido por el Instituto Nacional de Estadística en su estudio de movilidad y a través del cruce de datos de los operadores móviles, de manera agregada y anonimizada, el análisis de la movilidad de las personas en los días previos y durante el confinamiento.


    En la ejecución de este estudio, se velará por el cumplimiento de lo establecido en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE; la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales y los criterios interpretativos dados por la Agencia Española de Protección de Datos.


    El responsable del tratamiento será el Instituto Nacional de Estadística. Los encargados del tratamiento serán los operadores de comunicaciones electrónicas móviles, con los que se llegue a un acuerdo. El Instituto Nacional de Estadística, como responsable del tratamiento, autoriza a los operadores a recurrir a otros encargados en la ejecución de lo previsto en este apartado."

    ...


    https://image.slidesharecdn.com/agrdiputaciondonostia3marzo-170303074115/95/participacin-ciudadana-nueva-ciudadana-y-redes-sociales-42-638.jpg?cb=1488526942

  • ¡Calico Electrónico ha vuelto!

    2020-03-29T12:11:48Z via Dianara To: Public CC: Followers

    Michele Montagna likes this.

  • ¡Maldito miserable!

    2020-03-29T11:58:56Z via Dianara To: Public CC: Followers

  • Salir de la "Unión" Europea

    2020-03-28T20:24:49Z via Dianara To: Public CC: Followers

    La difícil y necesaria salida de la UE 


    ...


    "Pero ¿por qué es tan necesaria la salida de la UE? La respuesta a esta pregunta viene determinada no solo por el análisis objetivo de las fuerzas que componen la UE y sus hitos fundacionales, sino que es necesario hacer memoria y recordar que es el mercado común y no una especie de «alianza antifascista y pacifista entre pueblos europeos» el eje fundacional de la UE, lo que nos indica que, ante procesos de cambio social de carácter socialista, la UE va a ser un freno. Además, la historia reciente nos dice que, ante el impago de la deuda o su auditoría, incluso ante la implantación de medidas socialdemócratas y keynesianas, la UE va a ser un impedimento como ya se vio en Grecia. No puede haber un proceso de nacionalización de las eléctricas en nuestro país perteneciendo a la Unión Europea, sin entrar a hablar de otras medidas de carácter urgente como la creación un parque público de viviendas, la creación de una banca pública o el impago de la deuda injusta. Tampoco nos va a permitir volver a industrializar el país, tener unas relaciones de hermanamiento con otros países de carácter socialista o tan siquiera salirnos del estrecho camino del neoliberalismo imperante."

    ...


  • ¿Fascismo o solidaridad internacionalista obrera?

    2020-03-28T12:12:47Z via Dianara To: Public CC: Followers

    Covid19 y nuevos equilibrios. Fragilidad y sinergia 



    ¡Saludo a todos los cabrones capitalistas!

  • El planeta del Heavy Metal

    2020-03-28T11:58:26Z via Dianara To: Public CC: Followers

    Michele Montagna likes this.

  • El Capitalismo también tiene su corazoncito... ¡JA!

    2020-03-28T11:09:31Z via Dianara To: Public CC: Followers

    Todos me quieren 


    ...


    "Cuando me siento reconfortado por tantas muestras de cariño, una puñetera vocecita interior me dice: no te fíes, ya antes te decían que se preocupaban por tu bienestar después de la jubilación y te vendían fondos de pensiones ruinosos o anunciaban su compromiso con la defensa del medio ambiente mientras trucaban los resultados de las emisiones de los coches que fabricaban. ¿O eres tan tonto como para creerte la publicidad?

    Pero ahora estamos en una situación crítica, también las empresas capitalistas tienen su corazoncito, le digo a mi voz interior. Y mi voz interior se aleja dando carcajadas."

    ...


    https://staticbl.bkmcdn.com/finanzas/wp-content/uploads/2013/11/antivirusqueremossertubanco.jpg